La pesadilla salvadoreña, una realidad no apta para menores

fundacion basta ya

Las desapariciones y los homicidios se han convertido en una triste realidad de El Salvador. Los que más sufren de la violencia son los niños, muchos de los cuales se convierten en huérfanos

La Fiscalía de El Salvador ha revelado que en el año 2016 desaparecieron en el país centroamericano 3.859 personas.

Una de las consecuencias de esa violencia y de los movimientos migratorios son los niños abandonados. Se calcula que en las calles de uno de los países más violentos del mundo hay alrededor de 900.000 niños en las calles sin padres y desprotegidos.

“La cantidad de homicidios ha hecho que el número de huérfanos vaya en aumento. Han asesinado a padres y madres, dejando a pequeños en la orfandad al amparo de familiares”, comenta a RT la directora de la asociación de ayuda a la infancia CINDE, Marisa de Martínez.

¿Cómo es la vida de quienes se han quedado en abandono? A menudo, su futuro pasa por el vagabundeo, las adicciones y las redes pandilleras. Mientras el Gobierno no consigue cambiar la situación, las asociaciones como CINDE tratan de crear un hábitat libre de violencia para los pequeños. En sus talleres de teatro y música participan más de 100 niños.

Este tipo de actividades ayudan a sacar a los niños del círculo vicioso que genera la ausencia de los padres. Sin embargo, estas asociaciones no pueden suplir las carencias familiares o sociales de los niños.

La mayoría de los salvadoreños busca abandonar un país atormentado por la violencia. “Hay mucha gente que ya no solo se va porque anhela tener un mejor trabajo; hay mucha gente que se va porque piensa que su vida corre peligro“, señala el periodista y escritor especializado en pandillas y emigración Oscar Martínez.- RT

fundacion basta ya
¿Te gusta? Compártelo!

Deja tu comentario